Asha

Asha 

La Voluntad de Ahura Mazda 

Prof. Farhang Mehr

Asha denota rectitud, justicia y la ley divina/natural que gobierna al Universo. Implica progreso hacia la autorrealización y perfección (Hurvatat).

Asha es un atributo sublime de Ahura Mazda, proximo a Vohu Mana en jerarquía. Ahura Mazda, Vohu Mana y Asha son la Divina Triada.

Ahura Mazda concibió el universo en su mente (Vohu Mana), le dio forma en su conciencia (Daena), lo manifestó a través de su creatividad (Spenta Mainyo) y lo puso en movimiento de acuerdo con su Ley Eterna (Asha). Dios es Asha y Asha representa a la voluntad de Dios. Los Gathas declaran que Asha es uno en voluntad con Ahura Mazda (Y28.8).

La existencia de una Ley eternal y un orden esta muy profundamente enraizada en la cultura Indo-Irania. En las inscripciones en Persa Antiguo se le llama Arta. Su equivalente Védico es Rta. Ahura Mazda confió a su más abnegado colaborador,  Zarathushtra, junto con la Ley eternal de Asha y lo comisionó a llevarla a la humanidad. Incluso antes de la revelación, Zarathushtra actuaba de acuerdo con  Asha (Y29.8) por lo que podía ser considerado como  la incorporación de Asha en este mundo.

I. Como rectitud, Asha constituye la referencia para determinar lo que es correcto y lo que es errado (Y30.7, 31.5). Es quien norma a la ética. Provee los estándares que aplican a todas las personas en todos los tiempos. Representa a los valores absolutos. El Relativismo es contrario a la moralidad Gáthica. Las preguntas sobre egoísmo y utilitarismo con el entretenimiento en filosofía moral es algo inexistente en el Zoroastrianismo. Es asumir que el hacer lo correcto produce beneficios tanto para el autor de la acción como para la sociedad. Que el autor de las acciones correctas automáticamente recibe beneficios.

El Zoroastrianismo cree en una moral universal. La rectitud en los hechos se materializa en la buena mente (Vohu Mana) y en la justicia con verdad (Asha). Lo correcto debe ser realizado en forma altruista y con Amor (Armaity); la rectitud de actos, mente y corazón operan al unísono.

“Así son en verdad, los Benefactores de la Tierra.
Ellos siguen al llamado del Deber, al llamado del Amor;
Mazda, ellos escuchan a Vohu Mana;
Ellos hacen lo que Asha propone, y tus mandatos;
En verdad, ellos son los que disipan al Odio.”

(Gathas, Yasna 48.12, traducción de Taraporewala).

Así, en la metaética Zoroastriana, la rectitud y lo erróneo son determinados por Vohu Mana y Asha como referencia. Para simplificar la materia, Zarathushtra ha  formulado la máxima ya muchas veces citada: Buenos Pensamientos, Buenas Palabras y Buenas Obras. Esta máxima describe los principios de Asha en acción.

II. Como Justicia, la ley de Asha asegura que consecuencias felices sean la respuesta a los buenos actos (Y44.19, 51.15, 53.6). Todo individuo cosecha lo que siembra. Todos reciben su Mizhdem. Mizhdem significa consecuencias merecidas. Recompensa y castigo, aunque usados libremente en las traducciones de los Gathas y en discursos comunes, no son sustitutos apropiados para Mizhdem. Ahura Mazda esta más allá de la revancha y el castigo. El es, exclusivamente, bondad. Mizhda o consecuencias denota los frutos cosechados por los propios actos, ganados por la actuación propia (Y51.13): la mejor existencia para los rectos y la peor para los malvados.

Asha también garantiza la Victoria final de la rectitud sobre la falsedad, evocando la omnipotencia de Dios.

La Rectitud es el mejor de todos los bienes y es la meta dorada de la vida en la tierra. Uno debe vivir correctamente y solo por hacer lo correcto. Las recompensas terrenales no deberían ser la motivación. Cumplir con el deber pues es el deber cumplirlo constituye el servicio desinteresado.

La realización  del proceso del triunfo de Dios sobre el mal es gradual y no abrupto. Un ser humano responsable, como colaborador de Dios, debe esparcir la rectitud y erradicar la falsedad por el avance del mundo y el progreso del hombre hacia la perfección.

En la tradición Zoroastriana, la justicia y la verdad están en Asha.

III. Como ley divina/natural, Asha connote a la ley eterna e inmutable que gobierna al universo. Regula a ambos mundos, el espiritual y el corporal. En el Zoroastrianismo, la ley natural y la ley divina son lo mismo.

La ley de Asha es inmutable (No cambia) tal cual Dios lo es; Y sin embargo, regula todos los cambios en el mundo y determina el dinamismo del mundo. Organiza el proceso gradual de refrescamiento/renovación (Fresho Kereti) del mundo.

Asha representa a la ley de causa y efecto – la relación entre las acciones de un individuo con su Mizhda. En el Zoroastrianismo, son las acciones personales las que determinan la dirección que la vida propia toma así como también la fortuna. Un individuo es libre de escoger su propio curso de acción y poner en movimiento a su propia Mizhda. Así, las consecuencias de cada acción son pre-determinadas pero la elección personal de la acción no lo es.  Por lo que la suerte final del hombre no está predeterminada. Una vez que la elección se realiza, la dirección de la vida es ajustada.  Las consecuencias de los actos individuales – pensamientos, palabras y obras – vendrán de acuerdo con la ley de Asha. Esta es la voluntad de Dios y su justicia.

Nada puede cambiar la operación de la ley de Asha. No hay mediación posible. Nadie, ni siquiera el profeta, puede intervenir o mediar. (Este es un punto de diferencia con las religiones Abrahamicas). Cada acción genera su consecuencia. No puede haber ni adición ni sustracción a las consecuencias. El arrepentimiento no puede alterar el curso de la justicia.

Hay tres grandes maneras de manifestación de Asha. Aunque los Gathas solo hablan de la principal, en el Avesta joven se definen en detalles los caracteres de ciertos tipos de comportamiento. Ciertas normas son altamente recomendadas, y algunos actos están estrictamente prohibidos. La Ira (aeshma), violencia (r ma), falsedad (drauga), mentira (druj), son actos de maldad. Honestidad (Arsh Manangha), cumplimiento de promesas (mitra), compasión (merezehdika) y caridad (rata) son actos de piedad.

La conceptualización de las normas morales que los Gathas sugieren ayudan a dar un mejor entendimiento del contenido ético de la ley de Asha.

1. Libertad: La libertad del hombre es el más precioso de los regalos de Dios. Es el derecho natural de cada ser humano. La libertad es tan sacrosanta que Dios mismo no la corta, incluso si se trata de la libertad del hombre de escoger una  religión.

“Presta atención con tus oídos a estos consejos:

Contémplalos a la luz del fuego y medítalos con tu mejor juicio.

Deja  a cada quien escoger su credo, con tal libertad de elección la cual debe existir ante los grandes eventos:

Oh, levántate ante estos mis anuncios!”

(Gathas, Yasna 30.2, traducción de Dinshaw Irani.).

Pocos profetas han invitado a sus audiencias a sopesar las bases de la fé a la luz de la razón y la buena mente.

El derecho a la libertad se refleja también en el concepto Zoroastriano de la relación entre Dios y el Hombre. A diferencia del Islam, en donde el hombre es el  abd (esclavo) de Dios y a diferencia del Cristianismo en donde el hombre es el niño de Dios, en el Zoroastrianismo el hombre es colaborador de Dios. Por lo tanto, ni el derecho de propiedad ni la autoridad paternal puede limitar la libertad de elección del hombre. Las fuerzas que en verdad pueden dar un límite son la moral  individual procedente de las convicciones/conciencia (Daena), y la buena mente (Vohu Mana).

2. Igualdad. La igualdad entre hombres y mujeres es admitida sin reserve. En todos sus sermones, Zarathushtra se dirigía tanto a hombres (na) y a mujeres  (nairi) separadamente y en igual forma. En un sermón dirigido a su hija Pouru-chista, Zarathushtra enseña tanto a hombres como mujeres jóvenes a consultar a sus propias convicciones, con sabiduría y amor (armaity) antes de ingresar a la unión matrimonial. No se permite discriminación alguna. Los seres humanos, sin importar sexo, raza o color son iguales. La superioridad de los individuos con respecto a otros debe solo estar relacionada con su rectitud. Esta es la única forma de distinción.

3. Derechos Humanos. En las palabras del Profesor Hinnells:

“El Zoroastrianismo es la primera religión que ha tomado una postura tanto doctrinal como política en el tema de los derechos humanos, y ha condenado las limitaciones o coacciónes a estos derechos bajo cualquier pretexto.”
Hinnells, Teoría y Práctica de los derechos Humanos en el Zoroastrianismo (presentado en el cuarto Congreso Mundial Zoroastriano, Bombay, 1985).

Aunque el término “Derechos humanos” es un término legal moderno, el concepto de los derechos humanos como un sistema de valores e ideas esta engranado en el Zoroastrianismo. Los Gathas condenan a los gobiernos tiránicos e injustos y recomienda a los fieles a no apoyar a gobiernos opresivos.

El cuerpo (tanu) y el alma (urvan) son inviolables, y su integridad debe ser respetada. Los asaltos físicos y mentales son actos repugnantes. Nada se debe hacer para contravenir a esta ley.

“En total acuerdo con la ley todos los hombres actuar,
La ley que forma la base de toda vida,
Con estricto sentido de justicia debe el Ratu juzgar,
Bien sea el hombre de verdadero decir o falso;
Contra lo falso en él y con cuidado
debe pesar toda la verdad que con él se ha dejado a un lado.”

(Gathas, Yasna 33.1 traducción de Taraporewala).

El concepto de esclavitud es ajeno a las enseñanzas de Zarathushtra, y en los Gathas no se reconoce ningún sistema de Castas ni privilegios. La mejor evidencia la da Zarathushtra en su oración por el rey Kavi Gushtasp, en donde desea que alguno de los hijos del rey vayan a la agricultura, otros al ejército y algunos de ellos trabajen por la buena religión. La clase de privilegios que existían en los tiempos de los Sasánidas eran contrarios a las enseñanzas de Zarathushtra.

4. Protección del Ambiente, es un aspecto de Asha. El Avesta posterior condena la contaminación de los suelos, agua, aire y fuego en cualquier forma o grado y es considerada una falta a la naturaleza y una transgresión a la ley de Asha. Esta actitud protectora se origina en el tratamiento Gáthico a la vida en el mundo material. Materia y vida son obras beneficientes de Dios y como tales son adorables. Este mundo productor de alegría y júbilo es sostenido por Ahura Mazda, y sus colaboradores, seres humanos que son enseñados para actuar activamente y agradecidamente en la preservación del mundo.  Los Zoroastrianos reconocen la importancia de mantener a la naturaleza libre de contaminación.  Los elementos naturales son esenciales para la existencia y progreso. Los Humanos actúan como administradores de por naturaleza de este mundo.  Cualquiera que actúe en rompimiento de esta confianza, entra en conflicto con la ley de Asha y encontrará miseria.

5. Vida activa y constructiva. La inacción es una característica del mal. La Sabiduría Divina, la rectitud y el coraje moral son sinónimos de vida activa. El profeta enseña a sus discípulos a ser activos y constructivos.

“O Sabio Jamaspa Hvogva, Yo he enseñado
Que acción, no inacción, llega a niveles más altos.
Obedeciendo entonces a Su voluntad, adorando a través de las obras;
El Gran Señor y Guardián de los Mundos,
A Través de Su Ley Eterna discrimina
Quienes verdaderamente son sabios y quiénes no.”

(The Gathas, Yasna 46.17, traducción de Taraporewala).

El Monasticismo, celibato, ascetismo y la auto-mortificación no tienen lugar en el  Zoroastrianismo. La función de Ahu es preservar la vida y la vitalidad, dar al hombre una oportunidad de expandir su comprensión moral. El propósito de la vida es ser Feliz — ushta.La vida es el campo de batalla entre el Bien y el Mal, y los seres humanos deberían ser guerreros de Dios.

6. Progreso y Modernidad. Asha es la ley del progreso. Es una ley orgánica y capaz de acomodar la modernidad sin cambiar la esencia de Ia ley. Los principios Gáthicos son generales. Por instancia, guía al hombre a respetar el ambiente. En la disposición de los muertos, los Zoroastrianos pueden usar cualquier método que sea lo menos dañino para el ambiente, según las exigencias de tiempo y espacio.

Los Gathas enseñan al hombre a ser cuidadoso con su salud física y mental. Con los conocimientos adquiridos los avances de la ciencia de la salud y la tecnología uno debe tomar sus propias decisiones en lo referente a la propia dieta, y el tipo de carne o bebida que va a consumir.

Los Gathas recomiendan contra la sumisión ante los gobernantes despóticos. Con las experiencias y conocimientos adquiridos por los científicos sociales, un Zoroastriano  debe poder decidir sobre cual es el mejor sistema de Gobierno.   Asha es la ley del progreso y es consistente con la modernidad.

La diáspora Zoroastriana va a triunfar si consultan a su propia Buena Mente,   Vohu Mana, y siguen el camino de Asha, así como nuestros ancestros lo hicieron y nuestros correligionarios aún lo hacen en Iran, India y Pakistan.

Traducción del Inglés al Español por:

                                                                   Yury Jakymec

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: