Historia de la vida de Zarathushtra

Historia de la vida de Zarathushtra

Se sabe muy poco de la vida de Zarathushtra en sus primeros días. Lo poco que se sabe es mayormente debido a las historias legendarias que han pasado de generación en generación mediante la memorización de las escrituras. Por  lo tanto, lo que usted leerá a continuación son simples leyendas e incluso historias míticas acerca de Zarathushtra.  

Hace muchísimo tiempo, (Aprox. 1780 AC), en la parte noroccidental de la antigua Irán, hoy conocida como la provincia de Azerbaiyán (En la Irán de hoy), en las orillas de un lago, vivió una gran familia llamada Spitama. La cabeza de una de las ramas de esta familia se llamaba Hechadaspa, y tenía dos hijos: Pourushaspa y Arasti.

Pourushaspa se había casado con una joven mujer llamada Dughdova. Se decía que cuando ella tenía 5 meses de embarazo, ella tuvo un sueño en el cual vio que el mundo estaba siendo destruido, y ella se asustó. Pero entonces, Un ser espiritual (Como un ángel) se le apareció en este sueño y le dijo que ella llevaba en su seno a un gran profeta quien sería capaz de impedir esta destrucción. 

Según la leyenda, el día 26 de marzo, la embarazada Dughdova dio a luz a un bebé fuerte y saludable. Sin embargo, el fue un bebé muy peculiar, debido a que a diferencia de otros bebés,  el no lloró. En su lugar, tenía una gran sonrisa en su cara, y su cara estaba brillando con una divina candidez.

Sus padres decidieron llamarlo Zarathushtra, (que significa “Estrella dorada”). La familia de Arasti tenía también un hijo llamado Maidhyoimangha o Maedyoimaha (Media Luna).

Zarathushtra fué creciendo como un chico muy enérgico e inteligente. Era un observador muy curioso y con una mente muy aguda. El tenía la habilidad de ver a través de lo superficial de las cosas y penetrar hasta lo más profundo de las causas y su significado. Debido a su curiosidad natural y su naturaleza inquisitiva, tenía siempre muchas preguntas que hacerles a los maestros y sacerdotes de su época; Sin embargo, casi nunca estaba satisfecho con las respuestas ni las explicaciones que recibía.   

Cuando llegó a los 9 años de edad, algunos de sus amigos le prepararon un encuentro con el jefe de los sacerdotes de su pueblo, para que discutiera las preguntas que él tenía. Zarathushtra esperaba ansioso este debate.

La historia nos cuenta que el día del debate, Zarathushtra y el sumo sacerdote pasaron largas horas discutiendo las preguntas que el chico hacía. Sin embargo, ninguna de las partes lograba convencer o satisfacer a la otra parte con sus argumentos. Lo profundo de alguna de sus preguntas conmocionó al sumo sacerdote quien dejó el lugar bastante pensativo. 

 Zarathushtra se casó con una mujer llamada Hvovi, antes de su iluminación. Cuando Zarathustra  tenía tan sólo 20 años de edad, dejó su hogar por aproximadamente unos 10 años. Zarathushtra dejó a su familia, amigos y a su pueblo natal para irse a una cueva donde pasó diez años de su vida meditando y buscando la verdad.

Cuando tenía treinta años, Zarathushtra dejó la cueva y volvió a casa, mientras que en su visión, percibió a Ahura Mazda como el Sabio Señor de la Creación, y a las siete emanaciones de Ahura Mazda, los Amesha Spentas como los guardianes y artesanos de este mundo físico.  El percibió las leyes bajo las cuales operaba el Universo y entendió la interrelación entre Ahura Mazda, los Amesha Spentas, y la Creación.

Después de su iluminación, Zarathushtra quiso compartir su sabiduría adquirida con los demás. Tomó la decisión de invitar a toda su familia a escuchar sus enseñanzas. Y en una reunión Familiar, él les explicó todas las cosas como las entendía. Cuando terminó su disertación, su primo, Maedyoimaha, decidió unírsele, y pasó a ser la primera persona en seguir sus enseñanzas. Y su esposa Hvovi también abrazó sus enseñanzas pasando a ser su segundo discípulo. Sus hijos, uno a uno, decidieron también aceptar su religión la cual fue llamada por el propio Zarathushtra la BUENA RELIGIÓN.

Zarathushtra decidió compartir sus enseñanzas con sus vecinos y demás habitantes de su país. Cuando empezó a enseñar en las calles de la ciudad, se encontró con una fuerte resistencia por parte de los sacerdotes, quienes basaban su modo de vida y su prestigio en la vieja religión.  Zarathushtra trató en muchas diferentes técnicas, pero cada vez se encontraba con más oposición y una mayor resistencia. De hecho, durante los próximos doce años el solo logró ganar a un total de 22 personas para su nueva religión, incluyendo a su esposa e hijos, y a su primer discípulo, su primo.

Habiendo encontrado tal frustración así como una vehemente oposición de los gobernantes y sacerdotes de su propia tierra, decidió marcharse de su país. Movilizó a sus seguidores, y el grupo compuesto por unas 23 personas inició su travesía.

A donde llegaba, él trató de enseñarle a los demás sobre su religión, pero aún así encontró una predecible oposición en cada lugar donde predicaba, parcialmente debido a los intereses de las clases dominantes, la influencia ejercida sobre el pueblo por los sacerdotes y gobernantes, pero también en parte debido a la ignorancia de la gente y su poca voluntad para cambiar.

Finalmente, ellos habían oído acerca de un Rey de un país cercano, el Rey Vishtaspa, el era un hombre sabio y si había una persona en todo el mundo que podría estar abierto a escuchar nuevas enseñanzas, este sería él. Y se pusieron en marcha rumbo a su encuentro.

Zarathushtra tenía 42 años cuando él y sus seguidores llegaron finalmente a la corte del Rey Vishtaspa. El Sabio Rey le concedió a Zarathushtra una audiencia, pero también invitó a la misma a todos los sacerdotes y sabios de su corte para escuchar a Zarathushtra y cuestionarlo acerca de él y su religión. El Rey sabiamente había dispuesto la escena para un debate, en caso de que este se presentara.

En el debate en la corte del Rey Vishtaspa, Zarathushtra habló elocuentemente respondiendo convincentemente a todas las preguntas y a los desafíos planteados.  El Rey vio la sabiduría de este hombre y sus enseñanzas  y terminó por abrazar su religión. Al mismo tiempo, el Rey invitó a sus súbditos a escuchar cuidadosamente y a escoger sabiamente seguir la religión Zoroastriana. Este, para Zarathushtra, fue el punto de inflexion.   

Zarathushthra ante el Rey Vishtaspa (Shah Goshtaspin en Persa moderno)

Sin embargo, la historia no acaba aquí. Los enemigos de Zarathushtra complotaron contra él y plantaron varios objetos de magia negra en sus habitaciones, y finalmente lo acusaron de actos malignos, convenciendo al Rey de que buscara en su cuarto. Al encontrar dichos artefactos,  Zarathushtra fue apresado y se le negó todo tipo de comida o bebida.

Sin embargo, la historia de Zarathushtra dió un giro favorable, como suele pasar en este tipo de leyendas. Se dice que el caballo oscuro favorito del Rey sufrió de una enfermedad deformante incurable. Ninguno de los médicos del reino pudo curarlo. Cuando  Zarathushtra, quien ahora estaba preso, escucho acerca de esto, le ofreció al Rey tratar de curar a su caballo favorito.

Con algo de recelo, el Rey permitió a Zarathushtra aplicar sus técnicas de sanación, las cuales él diligentemente aplicó. El Rey se dio cuenta de su error de juicio acerca de Zarathushtra y abrazó su religión. El Rey también ordenó el castigo a aquellos sacerdotes que conspiraron contra Zarathushtra y empezó a promover la religión. 

Una vez que el Rey abrazó la religión de Zarathushtra, su vida y su religión se vieron favorecidas. Desde ese momento, Zarathushtra contaba con el apoyo y la protección de un poderoso y sabio Rey. El podía ir libremente a propagar  sus enseñanzas a través de ese país, y muy pronto su mensaje cruzó las fronteras y se extendió hacia los países vecinos. De forma que, si la iluminación de Zarathushtra constituyó la concepción, este fue el nacimiento de la religión Zoroastriana como la conocemos hoy en día.   

Dos de entre los primeros conversos, que tras el Rey Vishtaspa abrazaron la religión, fueron los hermanos Frashaoshtra y Jamaspa, de la familia Hvogva. Ambos son mencionados en los Gathas, y continuaron siendo discípulos de  Zarathushtra hasta el final.

Existe aún, otra historia según la cual hay un árbol que Zarathushtra plantó. Se menciona también en el Shahnameh que cuando Zarathushtra visitó Kashmar, el  plantó un Sarv (Ciprés). Este árbol el cual llegó a ser conocido como el famoso Sarv-e Kashmar, se dice que llegó a crecer por milenios, desde el tiempo de  Zarathushtra hasta que se ordenó  derribarlo y cortarlo, orden que fue dada por el Califa al-Mutawaqqil, en el año 861 DC.

El Shahnameh de Ferdowsi dice que al llegar a los setenta y siete años de vida, el ejército de los Turanios invadió el país del Rey Vishtaspa. El ejército Turanio entró al templo de fuego, en donde masacraron a ochenta sacerdotes que estaban rezando. Zarathushtra también se encontraba entre ellos al momento de las plegarias y fue atacado por la daga de Turbaratur (Bratrakarash) y fue allí martirizado. 

Traducción del Inglés al Español por:      Yury Jakymec

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: